Saltar al contenido
Insectos Exóticos

Mariposa Monarca

Características de la mariposa Monarca

La mariposa monarca es un conocido lepidóptero que pertenece a la familia de Nymphalidae. Lleva por nombre científico el de Danaus plexippus, y si lo traducimos al español sería algo como “transformación dormilona”. La creencia popular supone que esta traducción tiene que ver con la metamorfosis que hace la mariposa. Además, de su período de hibernación correspondiente.

Esta famosa y única mariposa monarca es conocida por ser una de las mariposas con especies más extendidas por todo el continente americano. Es única, porque realiza una importante y larga migración anual a todos los bosques mexicanos que existen. Si hablamos de alguna característica en especial, poder decir que esta mariposa tiene  un tamaño promedio de 9 a 10 centímetros. Eso sí, los machos suelen ser mucho más grandes y tienen ciertas manchas características en las alas que las hembras no tienen. Además, esas marcas negras tan características son mucho más pronunciadas en hembras que en machos.

La mariposa monarca es bastante conocida por tener como lugar de residencia a gran parte de Norteamérica. También se conoce de otro grupo de mariposas monarca que  viven por todo el este de las Montañas Rocosas. Son estos grupos precisamente, los que realizan la migración a los llamativos bosques de México. Por otro lado, todas esas colonias de la costa del Pacífico, suelen residir en un mismo lugar durante todo el año, aunque algunas también son capaces de emigrar a la parte más sur de California en invierno.

Características de la Mariposa Monarca

Ahora bien, si queremos saber un poco más de su comportamiento debemos decir que, en su hábitat natural necesitan tener con ellos siempre a la planta asclepia. Si no la conoces por su nombre científico seguro habrás escuchado del “algodoncillo”. Si te estás preguntando la razón, es muy simple. Las mariposas monarcas ponen sus huevos en el algodoncillo, porque cuando nacen sus orugas sólo pueden alimentarse de esta planta. De hecho, el algodoncillo es capaz de proveer una excelente protección contra depredadores a las mariposas monarca. Al menos, las vuelve tóxicas o de mal sabor. Cuando por fín llegan a la etapa adulta, estas mariposas se alimentan únicamente del néctar de las flores.

Debemos decir que, lamentablemente con todo el hecho de que gracias al algodoncillo la mariposa monarca se vuelve “tóxica” la realidad es que, está muy lejos de ser completamente libre del área de depredadores. Hablamos de: Hormigas, arañas y avispas. Todos estos insectos consumen los huevos de esta mariposa. Así como también dos aves en específico. El picogrueso cabecinegro cuyo nombre científico es: Pheucticus melanocephalus y por último, el bolsero de espalda negra o Icterus abeillei.

Esta mariposa es indudablemente hermosa. Y es que, la llamativa forma en que, la coloración de las alas está hecha tiene un significado propio. Se asemeja qué significa peligro, una forma de advertir a sus depredadores que no se acerquen, a menos que deseen morir envenenados. A pesar de que esta afirmación no es cierta, ya que la mariposa monarca no puede envenenar a ningún depredador. Si que sirve como estrategia de defensa en el mundo natural. Ciertamente el algodoncillo que consume la hace tener savia tóxica y por supuesto, mal sabor. Aunque, esto no será suficiente para garantizar su supervivencia. La superficie inferior de sus hermosas alas, si la observamos detenidamente, veremos que es un poco más opaca. Todo esto ayuda a contribuir con el camuflaje necesario para esta especie. Sobre todo, si se encuentra en la corteza de árboles o algunas rocas.

A pesar de ser un insecto bastante pequeño y que aparenta mucha fragilidad, por la misma razón de que es una mariposa. La verdad es que, por sí sola y durante años, la Mariposa Monarca realiza uno de los viajes migratorios anuales más importantes y largos de todas las especies de insectos que conocemos. Y esto, por supuesto, requiere de un esfuerzo, digno de hacerle mérito a tan pequeño insecto.

Hábitat de la Mariposa Monarca

Las mariposas monarca tiene una migración única en el mundo de los insectos. Este tipo de migración que realizan ciertamente es única. Los fríos inviernos al norte de EE.UU y por supuesto, el sur de Canadá, son los responsables de hacer emigrar a un centenar de mariposas monarca. Marcando así una estrategia realmente única para poder sobrevivir. Emigran por todo el continente para llegar a lo que sería su pequeño paraíso personal: Los bosques de México, específicamente en Oyameles del centro. Se conoce que allí son capaces de concentrarse por millones.

Esta proeza en cuanto a migración se trata. Se conoce que la realizan a lo largo de un ciclo, este ciclo lo abarcan unas 4 generaciones. Donde se distribuyen de la siguiente manera: Las primeras 3 generaciones vivirán a penas 2 meses. Mientras que, la 4ta y última será capaz de vivir hasta por 8 meses.

La asombrosa y única generación Matusalén (como se le conoce a esta 4ta y última generación) Realizará una migración en otoño. Un viaje calculado en más de 5.000 km hasta llegar a su destino final en los maravillosos bosques de el centro de México. Una vez, termina el invierno, esta mariposa viajará hacia el norte, donde debería comenzar un nuevo ciclo anual.

Entre abril y octubre es cuando ocurre esta llamada migración norte y posterior migración sur. En primavera, las hermosas mariposas monarcas abandonan por completo su hábitat de invierno en México y migran a los EE.UU y al sur de Canadá. Allí vivirán hasta tres generaciones. Y cuando sea el turno de la cuarta llegará el momento de la migración otoñal hacia México. Donde se establecerá a comienzos de octubre.

El hábitat de la mariposa Monarca cambia radicalmente durante su ciclo anual. En Canadá y Estados Unidos frecuenta pastizales, zonas abiertas, jardines y en menor grado bosques. En México su hábitat más importante es el bosque y con mucho menor frecuencia los desiertos y matorrales.

Comportamiento y hábitos

Los algodoncillos (Asclepias spp.), también son conocidos en algunas partes como venenillos, como ya te mencionamos anteriormente son el principal alimento de las orugas de la mariposa Monarca durante a penas sus primeros días de vida. Estas plantas producen sustancias tóxicas que son conocidas como “Glicósidos cardíacos” estas sustancias al estar en contacto con las mariposas desde su nacimiento, pueden llegar a disminuir la voracidad de sus depredadores. Sin embargo, las orugas de la Monarca, son capaces de asimilar todas estas sustancias y depositarlas en su propia piel, con viéndose así tóxicas y se protegen de cierta forma de muchos depredadores que puedan estar cerca.

Existen aproximadamente 130 especies de algodoncillos y se pueden dividir de la siguiente manera: 70 de estas crecen en Canadá y EE.UU. Así como también en algunas partes de México y partes de Centroamérica. Estos algodoncillos, en botánica son conocidos por ser plantas oportunistas. Porque precisamente son capaces de crecer en zonas conocidas como “perturbadas” es decir, a lo largo de una carretera, campos de cultivos de importancia agroalimentaria, etc. Y si, son considerados como malezas por los agrónomos.

Este tipo de algodoncillo común conocido como Asclepias syriaca es una de las principales fuentes de alimento de este tipo de orugas al menos, en el Norte de América y sobretodo para la 4ta generación de matusalén. Es una de las malezas de mayor importancia para la supervivencia de una especie que existe en la actualidad. Por otro lado, en México concretamente, existe Asclepias curassavica conocida por ser otra de las especies de algodoncillo con mayor importancia para las mariposas monarca.

En su fase adulta, esta hermosa y única mariposa Monarca es capaz de visitar una gran variedad de plantas melíferas es decir, plantas que son productoras de néctar. Entre las que se encuentran: Cempasúchil o como mejor se le conoce en méxico “Flor de día de muertos” (Tagetes erecta) y otras variedades de esta misma especie como son: El Cempasúchil de campo (Tagetes tenuifolia), El Anisillo (Tagetes lucida), y por último, El Cinco negritos (Lantana camara).

Depredadores y parásitos de la Mariposa Monarca

Es importante mencionar que, muy a pesar de que, tanto orugas y adultos de la Mariposa Monarca sean tóxicos gracias al algodoncillo. No se salvan de los depredadores sólo por este hecho. Siguen existiendo otras especies que pueden alimentarse perfectamente de ellas, como es el caso del bolsero tunero (Icterus parisorum) y también el llamado bolsero de dorso oscuro (Icterus abeillei) de hecho, estos animales son capaces de alimentarse de los músculos del tórax y la grasa abdominal de las mariposas. Todo esto sin tocar siquiera la parte tóxica de la piel.

También existe el llamado picogordo tigrillo (Pheucticus melanocephalus) es mucho menos selectivo que los anteriores, siendo capaz de comerse a la mariposa completa a pesar del mal sabor que deja el roce de su piel.  También los ratones de campo de orejas negras o (Peromyscus melanotis) son los principales enemigos de las mariposas de esta especie. Estos ratones viven debajo de las colonias, y de hecho son capaces de alimentarse de cualquier Mariposa Monarca ya muerta.

Uno de los principales parásitos que acecha constantemente a la Mariposa Monarca es un protozoario cuyo nombre científico es (Ophryocystis elektroscirrha). Este protozoario se encuentra distribuido por todo el Norte de América y afecta principalmente, a la 4ta generación de mariposas “matusalén”.

Importancia ecológica de la Mariposa Monarca


Este es un tema muy importante en cuanto a conservación del ambiente se trata. Y es que, durante lo que se refiere a la temprana etapa de oruga, la hermosa mariposa Monarca es un herbívoro muy importante para el equilibrio del ecosistema. Esto se debe a que, se alimenta vorazmente de varias especies del algodoncillo que ya te mencionamos antes. (Asclepias sp.). Ahora bien, cuando llega por fín a su etapa de adulto, este proceso cambia. Y la mariposa monarca sólo se alimenta de néctar. Entonces quiere decir que, pasa oficialmente de ser un herbívoro a toda regla, para convertirse en un único e importante polinizador. Además, si destacamos que millones de mariposas Monarca viven en la actualidad en Norteamérica y además  de todo esto, trabajan con un complejo sistema de migración durante abril a octubre, esto quiere decir que, están moviendo constantemente el polen de las flores. Esto se conoce como una técnica natural para promover la diversidad botánica en la tierra. Que garantizará la supervivencia de muchas especies.

Reproducción de la Mariposa Monarca

Si hablamos de la etapa de apareamiento, la mariposa hembra es conocida por poner los huevos en el reverso de las plantas de algodoncillo. Como dato curioso debes saber que, una mariposa de esta especie es capaz de poner hasta 400 huevos. Una vez que los huevos están completamente depositados una Mariposa Monarca muere. Estos huevos que depositó esta hermosa mariposa tardarán aproximadamente de 4 a 8 días en eclosionar.

Por otro lado, las famosas orugas cuando nacen suelen comerse la cáscara de su propio huevo y pasan a alimentarse directamente del algodoncillo. Cuando han pasado al menos 15 días comenzaremos a ver como estas orugas van construyendo poco a poco su crisálida para quedarse dentro de ellas completamente suspendidas.

En lo que respecta a la ya conocida fase de crisálida o pupa, está dura aproximadamente entre 8 a 15 días. Es importante mencionar que, mientras la oruga está en la crisálida comienza el maravilloso proceso de transformación para pasar a ser al fin una mariposa. Para llegar a su última etapa tener que ver cómo poco a poco esa crisálida se ve cada vez más transparente y podemos distinguir en los últimos días a una nueva mariposa monarca a punto de nacer.

Cuando llega el dia en que la mariposa monarca tiene que salir de la crisálida, comenzamos a ver como un montón de otras generaciones de mariposas (que no migran) viven de 3 a 6 semanas. Mientras que la mariposa monarca que si migra conocida como la generación (Matusalén) suelen vivir más tiempo, aproximadamente entre 8 y 9 meses. Cuando las mariposas alcanzan por fin su madurez sexual comienzan a aparearse.