Saltar al contenido
Insectos Exóticos

Hormiga voladora

Características de la hormiga voladora

Dentro de esos diminutos y pequeños agujeros en la tierra o arena se llegan a esconder unas muy pequeñas hormigas consideradas como trabajadoras. Estas hormigas cumplen con la función de cuidar todo el hormiguero. Y por lo general, son gobernadas por una o más reinas allí presentes. En esta ocasión abordaremos más de cerca el tema de la hormiga voladora.

Aunque quizás no lo notemos, mayormente somos molestados por las hormigas que no poseen alas. Aunque, existen algunas épocas del año en el cual podemos observar algunas hormigas que tienen un tamaño considerable y vuelan alrededor de nuestras casas. Estas son precisamente las conocidas como hormigas voladoras.

Características de la hormiga voladora

Este tipo de hormiga es muy específica. Y se le conoce como aladas, enjambres o simplemente hormigas reproductoras. Este tipo de hormiga, cuenta con una antena muy articulada. Además de una diminuta cintura, que por lo general suele ser comparada con la cintura que tienen las reinas. Sin embargo, es mucho más estrecha. Al menos del tórax. Por otro lado, sus alas traseras son realmente pequeñas. De esta forma pueden ser rápidamente diferenciadas del resto de las hormigas. Incluso, cuando han perdido sus alas o por ejemplo, cuando queremos distinguirlas de las termitas.

Actualmente, existen más de 13.000 tipos de hormigas. Y por supuesto, entre ellas se localiza la hormiga reina seguida de: Las obreras, macho, soldado y por último, voladoras. Una de esas característica que podemos resaltar de este tipo de hormigas es que, las hembras son una especie que superan a los machos en tamaño.

Las hormigas voladoras que son obreras y hembras son las consideradas como infértiles. Por lo tanto, será muy normal encontrarlas buscando algún tipo de comida o alimento para su hormiguero. Aunque, en algunas razas un poco diferentes se puede hallar obreras voladoras. Como dato curioso podemos decir que, es totalmente normal y común que estas especies busquen establecerse en una misma colonia. Por lo que, el hecho de observar miles de aladas es un acto típico de las épocas de lluvia.

Comportamiento y hábitos

El hábitat de las hormigas voladoras es muy amplio y hasta un poco complejo de explicar. La razón de esto es que, este tipo de hormigas es capaz de aparecer tanto en desiertos como en bosques. Pasando por patios de casas, cuevas, selvas, y cualquier zona del mundo que sea un poco húmeda y cálida. El único sitio donde una hormiga de esta no será encontrada es el Polo Norte. Esto se debe a que no soportan el frío. Siempre van a elegir lugares oscuros y un poco desconocidos para todos.  Mientras exista arena o tierra a su alrededor todo estará bien para la hormiga voladora.

Estas hormigas, así como cualquier otras se alimentan de: Plantas, hojas de árboles y arbustos, frutos podridos, vegetales, la carne de animales muertos, hongos, y cualquier tipo de insecto que se atraviese en su camino. Una característica importante de señalar es que, los hormigueros son fáciles de encontrar. Son simplemente agujeros que se pueden ver claramente en arena, árboles, tierra, madera vieja, etc. Y debajo de ellos hacen vida todas esas hormigas.

La presencia de las pequeñas alas de las hormigas voladoras tienen lugar en lo que se conoce como la fase más importante de su vida. La cópula. Aquí este tipo de hormigas realizan su labor más importante. Aunque, es importante resaltar que, no todos los individuos desarrollan alas para aparearse. Los machos que pasan por esta particular fase mueren al poco tiempo de haber efectuado exitosamente la cópula. Entonces, la distribución de la hormiga voladora quedaría de la siguiente manera: La mayoría de ellas muere tras el apareamiento, mientras que, las restantes dejarán de ser “princesas” y pasarán a ser Reinas de la colonia, una vez que arrancan sus alas para poder alimentar a sus crías.

Por último, es bastante frecuente que se confunda otro animal muy parecido a las hormigas voladoras. Hablamos de las termitas. Aunque, eso sí, para diferenciarlas sólo bastará con mirar detenidamente la cabeza, el tórax y por supuesto, el abdomen. Luego de eso notaremos que las termitas sólo están compuestas de dos partes: Cabeza y cuerpo. Por lo tanto será imposible volver a confundirlas con una hormiga voladora.

Reproducción de la hormiga voladora

Esta especie no es distinta a las demás. Y sus características de reproducción no varían. En esta etapa algunas hormigas desarrollan alas, específicamente cuando llega el momento de aparearse y realizar el vuelo nupcial. Estas practican el acto sexual durante un día entero. Los machos moriran al poco tiempo de realizar la copulación. La mayoría de las hembras (al menos las más fuertes) seguirán con vida, y estarán listas para crear sus propias colonias al convertirse oficialmente en reinas. Perderán sus alas y su única finalidad será crear muchos huevos más.

El apareamiento en la mayoría de estos insectos se produce durante una vez al año. Esto se conoce con el nombre de univoltinas. En esta época tanto los machos como las reinas, realizan su ya conocido vuelo nupcial. Esto significa que saldrán oficialmente de una colonia y generarán su propio espacio. Siempre es en sitios altos como árboles, colina, techos, etc. Es cierto que suelen aparearse con hormigas de colonias vecinas. Los machos por naturaleza morirán al poco tiempo y la reina seguirá volando hasta encontrar su lugar ideal para tener su propio hormiguero a cargo. En algunos casos sucede que, esta misma reina es capaz de volar de vuelta a la colonia de origen.

Una vez que está elegido el sitio, esta hermosa reina perderá sus alas y comenzará a construir su nido. Las hormigas reina son perfectamente capaces de almacenar el esperma recogido durante el apareamiento. Y realizan una fecundación in vitro perfecta para selección los huevos que pone. Es importante mencionar que, los establecimientos de nuevas colonias no siempre son exitosos. Las hormigas voladoras (que son reinas) se dedican a poner huevos por los próximos 30 años. Esto con sólo aparearse una sola vez.  Un hallazgo simplemente increíble.