Saltar al contenido
Insectos Exóticos

Hormiga Panda

Características de la hormiga panda

Existe un tipo de hormiga llamada “hormiga panda” o también “hormiga de terciopelo”. Aunque, ciertamente se le conoce como hormiga panda, la realidad es que, son avispas de la familia Hymenoptera Mutillidae. Esta es una familia muy particular de himenópteros vespoids. Se les conoce vulgarmente como hormigas de felpa o también hormigas aterciopeladas.

Las hembras de este tipo de hormigas no tienen alas y se asemejan bastante a las hormigas comunes. Aunque ciertamente, son parientes lejanos. Su nombre común hace referencia a la vellosidad que poseen. Estos vellos pueden ser rojos, negros, blancos, plateados o dorados.

Hábitat de la Hormiga Panda

Este tipo de hormiga se encuentran por todo Estados Unidos. De hecho, son varias las especies de hormigas pandas presentes en América. Ahora bien, el caso específico de la «hormiga panda» Euspinolia militaris refleja que se observa en la Cordillera de los Andes, Argentina y Chile.

Esta avispa nativa de Chile y Argentina, es bastante solitaria. No se le encuentra en colonias ni mucho menos en nidos. Tampoco es considerada como agresiva. Esta hormiga panda es más bien un parásito, pone sus huevos cerca de nidos de otros insectos que tienen larvas, una vez que nacen sus propios huevos van a devorar a todas las larvas vecinas que se encuentren cerca.  Existen alrededor de unas 8.000 especies en 230 géneros. Casi todas en zonas subtropicales y tropicales. Aunque, algunas de ellas son bastante comunes en zonas desérticas y arenosas.

Características de la Hormiga Panda

Esta hormiga-panda a simple vista puede ser muy adorable. Pero hay que tener cuidado, si la encontramos en manada quiere decir que es agresiva. Y su picadura será muy dolorosa. Aunque ya aclaramos que técnicamente no es una hormiga si que posee ciertos colores aposemáticos para alertar a los depredadores de que deben mantenerse alejados. Su picadura duele, pero no es la más dolorosa ni mucho menos mortífera.

Fue descrita por primera vez para el año 1938. Esta especie adquirió el nombre de “hormiga panda” poco tiempo después de ser descubierta. Su coloración es parecida a la de un oso panda grande. Las hormigas que ya son adultos miden de 3 a 23 mm de largo. Su color principal es el negro pero tiene también algunas áreas con otros colores muy brillantes como son: Rojo, naranja, amarillo y blanco. Las hembras son ápteras, sin nódulos en el pedicelo. Tienen apariencia a pelusa o terciopelo con un aguijón largo y bastante liso.

Los machos por su parte, tienen alas y no son tan “velludos” como lo llegan a ser las hembras de esta especie. El dimorfismo sexual es muy marcado en esta especie. A veces es difícil relacionar a un macho con una hembra de la misma especie, porque son extremadamente diferentes. Muchas veces sólo se les reconoce si se les capta juntos cuando están apareándose. Los conocimientos sobre esta hormiga avispa son escasos. La razón es que son bastante escurridizas y solitarias. Los científicos han tenido una tarea bastante complicada al localizarlas.

Alimentación de las Hormigas Panda

Para el caso específico de los mutílidos adultos, estos se alimentan sólo del néctar de flores. Ahora bien, si hablamos de las larvas, ellas son parásitos obligados de abejas y avispas. Aunque también de otros insectos como: Moscas, mosquitos, mariposas, e incluso cucarachas.

La hormiga panda divide sus actividades de recolección de comida en turnos matutinos y nocturnos. Por las mañanas comienzan a buscar alimento las hembras, manteniéndose en constante movimiento hasta antes de la puesta del sol. Una vez cae la noche llega el turno de los machos para comenzar a buscar el sustento. Esto último es considerado como un gran acto de solidaridad y compañerismo. El trabajo de conseguir alimento diario no distingue entre géneros para esta especie. Tanto machos como hembras trabajan en equipo para vivir en condiciones óptimas. Dividiendo siempre las horas de trabajo.

Comportamiento y hábitos

Tienen una esperanza de vida bastante alta, al menos para ser hormigas-avispas. Viven alrededor de dos años, aunque esto varía según la especie. Como ya te mencionamos antes, son especies solitarias. No están marcadas por la conducta de otros insectos, no están acostumbradas a vivir en colonias o en nidos. La hormiga panda es más un parásito que un insecto común. Y llega a serlo desde el momento en que sus propias larvas nacen.

Aunque se desconoce la razón exacta, se sabe que la hormiga panda se encuentra actualmente en peligro de extinción. A pesar de que pone unos 2000 huevos al año, muchos depredadores presentes en las zonas tropicales. Se encuentran fuertemente atraídos por los colores tan brillantes y característicos de esta hormiga, así que, suelen devorarse a todas sus crías. Ciertamente son oportunistas al poner sus huevos en nidos de otros insectos para que sus crías se alimenten de ellos, pero esto no las deja de hacer vulnerables ante la mira de muchos otros animales que las buscan de forma casi específica.

Cuentan con un excelente, complejo y poderoso aguijón. Además emiten un chirrido agudo y bastante molesto con la finalidad de alejar a todos esos animales que son considerados como potencialmente peligrosos. Estas hormigas pandas tienen bastantes enemigos que las buscan diariamente para que sean parte de su dieta como plato principal.

Y por último, si bien cuentan con una picadura muy dolorosa, donde se le da el nombre de “matadora de vacas” todo esto a modo de bromas. La verdad es que, no es la hormiga más peligrosa que existe. Como es el caso de todos los himenópteros sólo las hembras cuentan con un aguijón y por lo tanto, son las únicas que pueden picar repetidamente.

Reproducción de la Hormiga Panda

Su reproducción es bastante simple y común. Comienza cuando el macho vuela buscando a las hembras. Después de que ocurre la cópula, llega el momento en que la hembra busca el nido de un insecto. Puede ser de una avispa o abeja solitaria. Y de allí comienza a depositar todos sus huevos cerca de larvas o pupas. Esta larva se desarrolla oficialmente como un parásito, alimentándose de su anfitrión hasta que termina matándolo.