Saltar al contenido
Insectos Exóticos

Apis nuluensis

Características de la Apis nuluensis

Su nombre común es el de Abeja melífera de Borneo, aunque científicamente se le llaman Apis nuluensis. Recibe su peculiar nombre en honor a Ti Nek, y Koeniger, ya que fueron ellos quien las describieron por primera vez. Apis nuluensis es conocida por ser una especie de himenóptero del tipo apócrifo, perteneciente a la familia Apidae. Por lo tanto, es una abeja melífera que fue descrita por primera vez en 1996. Su distribución geográfica es bastante cerrada y selecta, por lo tanto sólo la podremos encontrar en zonas como Sabah y Borneo, y Brunei.

Las abejas de Apis nuluensis representan una raza geográfica o subespecie de Apis cerana. Este tema ha sido controversial y también se ha estudiado durante muchos años tratando de encontrar la descripción taxonómica correcta para esta especie.

Hábitat

Está muy distribuida en las tierras lejanas de Sabah y Borneo. Aunque, los años han pasado y actualmente también se puede encontrar, aunque en menor medida en las zonas cercanas a Brunéi, conocida por ser una isla de unos 743,330 km.

Apis nuluensis es una abeja que no se adapta fácilmente a cualquier zona. Por lo tanto, su distribución específica entre Sabah y Borneo no puede ser perturbada más allá del este de Asia. Siendo más sencillos de encontrar desde la zona este de Afganistán, pasando por Rusia e Indonesia, además del norte de Japón. Por su distribución, puede llegar a ser confundida morfológicamente con otras especies como Apis koschevnikovi, Apis nigrocincta y Apis cerana.

Comportamiento y hábitos

Es un insecto cuyas proporciones son similares a otras abejas, nunca van a sobrepasar (en cuanto a tamaño se trata)  los 5 cm de longitud. Como característica principal, se sabe que las hembras son más grandes que los machos, y de hecho poseen formas de alas completamente diferentes. El aspecto de su cabeza se caracteriza por ser un degradado de amarillo y negro. Sus ojos son negros y tienen una franja alrededor del cuello de color oscuro también. Sus anillos son amplios y se acoplan alrededor del abdomen. Se comprobaron estudios taxonómicos que muestran como la Apis nuluensis tiene más similitudes con la Apis cerana. De hecho, una de ellas cuenta con la hebra de ADN mitocondrial que indica la relación que tienen ambas como especie e incluso familia.

Si te has preguntado ¿Cuál es su comportamiento? La verdad es que es una especie poco común y no tan distribuida como las otras especies de abejas que ya conocemos. Su principal característica es que vive en zonas tropicales que cuentan con una gran densidad de alimentos. Una característica algo extraña para las abejas, ya que suelen preferir espacios más fríos. La Apis nuluensis es un insecto bastante social. Su forma de vivir es a través de colonias formadas por miles de individuos. Su repartición de tareas es bastante preciso y por lo tanto, cada miembro cuenta con una función especial desde su nacimiento.

Son amantes de los dulces y su alimentación está basada principalmente en el jugoso néctar de las flores, además de miel y polen. La forma en que elaboran sus panales es a través de la fabricación de celdas hexagonales. Esto lo hacen con la finalidad de alcanzar la mayor área posible y evitar a toda costa que se formen huecos entre ellas. La temporada de reproducción y vuelo nupcial ocurre durante la primavera y el verano, pero esto puede cambiar dependiendo de las condiciones climáticas de la zona donde se encuentren. Si el clima es realmente bueno la aparición de enjambres será mucho más frecuente. Sus ataques suelen ser tanto agresivos como realmente masivos.

Características importantes

Esta especie no suele vivir en colmenas, o al menos no de la forma habitual. Prefieren los nidos muy bien cerrados y compactados, constituidos por miles de huecos que se sitúan en árboles o rocas. Cualquier zona que les otorgue la suficiente oscuridad que necesitan.  Si te estás preguntando cuál es la diferencia entre una colmena y el nido de Apis nuluensis es que, en el caso del nido se considera como un enjambre natural que está siendo constantemente construido por la abeja melífera de Borneo, mientras que aquellas abejas que viven en una colmena, es porque está construida por el hombre.

Su defensa natural es bastante importante, la razón es que han desarrollado una especie de método de defensa bastante efectivo y está principalmente basado en el ataque masivo. Cuando existe alguna amenaza cercana a la apis nuluensis volarán en forma de zigzag a lo largo de todo su camino hacia el nido. Esta es una forma de enviar el mensaje de alerta al resto de la colmena, intentando decir que la amenaza se acerca. Entonces, rápidamente el resto de las abejas formarán un ataque masivo para proteger su nido y las larvas contenidos en él. Son defensores naturales de lo que consideran como suyo.

Reproducción de la Apis nuluensis

En todas las colonias de es esta especie, es la reina quien se considera como la única encargada de la reproducción y posterior puesta de huevos, su forma de reproducción es de tipo poliándrico, por lo tanto una hembra se va a aparear con múltiples machos. También cuentan con un vuelo nupcial que se realiza una sola vez cada que nace una reina.

Cuando las larvas eclosionan nacen nuevas obreras, zánganos y algunas reinas jóvenes vírgenes, estas harán los primeros vuelos de orientación sólo para encontrar el mejor lugar para reproducirse. Entonces, miles de zánganos, que suelen provenir de diferentes colonias, y se reunirán en forma de asamblea a la espera de su particular e único vuelo nupcial.

Los zánganos por naturaleza van a perseguir a las jóvenes reinas vírgenes formando una especie de vuelo cometa. Esta reina formará unos cuatro vuelos y es capaz de aparearse con al menos 14 zánganos en un mismo día. Esto le ayudará a almacenar la esperma suficiente para poder fecundar los óvulos por el resto de su vida. El apareamiento de estas abejas se le conoce como poliándrico, a pesar de que es una técnica defectuosa, la verdad es que conlleva diversos riesgos como son: El uso de un único zángano para poder proporcionar todo el esperma que necesita la reina para saturar la espermateca.

Por otro lado, los famosos vuelos nupciales pueden representar diversos riesgos para la reina o los zánganos. Hablamos de la captura o depredación por parte de aves y otros insectos más grandes. Por último, el gasto energético que tienen las abejas al realizar el vuelo más el apareamiento es importante, llegando a ser un factor importante a la hora de considerar la trasmisión de agentes patógenos.