Saltar al contenido
Insectos Exóticos

Abejas

Características de la abeja

Las abejas son Artrópodos pertenecientes a la clase Insecta y al orden Hymenoptera. Su nombre científico es  Apis mellifera (para la abeja doméstica). Conocidos por ser estos insectos con la capacidad de volar. Además son capaces de elaborar miel y cera para diversos usos. Se dice que, existen más de 20.000 especies de diferentes abejas registradas a lo largo de todo el mundo. Teniendo como única excepción a la Antártida. De resto, las podemos encontrar en cualquier parte del planeta.

Últimamente se habla de una teoría que menciona el número de abejas existentes a nivel mundial, y de cómo se ha disminuído drásticamente su población. Aún se desconocen por completo la razón de esta situación. Y aunque muchas personas opten por no reconocerlo, las abejas son polinizadores muy importantes para las flores. Estos insectos son fascinantes. Viven bajo sus propias normas y cada uno por su cuenta propia. A pesar de que viven en colmenas la realidad es que son muy independientes. Ninguna abeja dentro de su colmena se comporta de la misma forma. Esto a parte de las características fisiológicas de cada una de ellas.

Especies de las abejas

En este gran mundo de las abejas, existen muchas especies de abejas de las que te puedes imaginar. En esta página con información sobre las abejas, podrás encontrar las diferentes especies más conocidas en el mundo, como pueden ser:

Características de las abejas

En primer lugar, el color de las abejas puede variar de acuerdo al tipo de especie. Aunque las que más conocemos son, esas que cuentan con cuerpo negro y franjas amarillas. Aunque todo dependerá del tipo de abeja que encontremos. La abeja melífera o europea cuyo nombre científico es Apis mellifera posee tonalidades doradas (más no amarillas) con líneas negras horizontales en la parte superior del cuerpo.. En cuanto a su estructura, es larga y se llama probóscide. Con esta son capaces de ingerir néctar de las flores. Los machos cuentan con antenas compuestas por 13 segmentos. Mientras que las hembras tienen antenas de 12 filamentos. Ambos sexos poseen 2 pares de alas, siendo el par posterior el más pequeño. Algunas especies no cuentan con capacidad de vuelo porque, sus alas posteriores están atrofiadas de nacimiento. Por último, el aguijón de una abeja se le conoce con el nombre de ovipositor y forma parte en la reproducción de la abeja. Justo en el aguijón se encuentra una bolsa con veneno. Aunque sólo las hembras tienen la capacidad de picar.

Las abejas y su importancia

Las abejas se caracterizan por ser insectos muy organizados. Cada uno de los miembros de una colmena realiza una acción específica e importante. Son consideradas como sociedades perfectamente organizadas. Sus funciones no varían nunca más desde el momento en el que son asignadas. Del grupo de insectos que se consideran como “sociales” las abejas son las más útiles para el hombre. La razón es simple: Son capaces de producir una deliciosa, azucarada y muy nutritiva miel. El hombre ha hecho lo posible por conseguir la miel de forma efectiva. Además, este elipsis cuenta con unas propiedades nutritivas y medicinales muy importantes. Es por eso que, el hombre siempre cría y protege a las abejas con tanto recelo. Y por último, como ya mencionamos antes, la importancia a nivel de polinizadores para las flores es lo que mantiene gran parte del ecosistema funcionando correctamente.

Tipos de abejas

En una colmena, o en su defecto un nido que es construido por el hombre. Se crían abejas con diferentes características que viven y trabajan diariamente para producir miel. Entonces, en cada una de estas colonias tendrá diferentes tipos de abejas y cada una de ellas contará con un determinado papel. Entre las que tenemos:

La abeja reina

La abeja reina es la única hembra de la colmena con la capacidad de reproducción. Su función solo se basa en reproducirse. Por lo tanto, su tamaño en comparación a las abejas obreras es mayor. Es capaz de poner unos 3.000 huevos al día lo que serían 300.000 huevos al año y un millón en toda su vida, que suele ser de 3 a 4 años. Para poder producir esa cantidad, debe alimentarse muy bien con miel suministrada por obreras. Sólo existe 1 reina por colmena. Pueden haber 2 siempre y cuando una de ellas ya sea mayor y sea la más joven la que se esté preparando para asumir su puesto.

Las abejas obreras

Son precisamente esto, obreras que son capaces de desarrollar perfectamente todas las actividades regulares y necesarias para mantener en forma la colmena. Recorrer varios kilómetros de distancia en busca de polen y néctar de flores. Aunque también otras de sus funciones son: Fabricar cera, alimentar a la reina, cuidar de las abejas jóvenes, vigilar la colmena. Y por supuesto, realizar la limpieza y mantener temperaturas óptimas.

Las abejas zángano

Los zánganos, son las abejas conocidas como “holgazanes” dentro de la colmena. Viven básicamente del ocio y siempre se alimentan de todo lo que producen las obreras, lo harán hasta que llegue su día del “vuelo nupcial” allí la abeja “princesa” saldrá volando seguida de todos los machos zánganos de la colmena. Copulara al azar con uno de ellos (el más fuerte)  y una vez se termina la fecundación, la ya abeja reina matará al zángano. Los demás machos estarán agotados de volar y son capturados o asesinados por las obreras. Si no son capturados por la colmena morirán al poco tiempo porque no saben encontrar alimento por sí mismos.

¿Cómo se comunican las abejas?

Aunque parezca increíble las abejas poseen una forma de lenguaje. Ciertamente es rudimentaria pero eso no importará a la hora de comunicarse con sus hermanas. Cuando encuentran alimento que les puede servir van a realizar una especie de danza que indicará al resto de las abejas que encontrar una buena fuente de néctar. Principales características del lenguaje de las abejas:

  • Cuando la danza es hacia abajo significa que encontraron sombra
  • Cuando danza hacia arriba encontraron sol
  • Si vuelan en círculos tienen cerca un prado
  • Si sus movimientos forman un 8 confirman la existencia de un prado pero lejano.

Reproducción de las abejas

El proceso de apareamiento de las abejas es muy parecido al de las hormigas. Habitan en su colonia armada por jerarquías. Es decir, están en una comunidad donde cuentan con un orden preestablecido y ya tienen ciertas labores a su cargo dependiendo del rango que ocupan. Las etapas de desarrollo de las abejas son: Huevo, larva, pupa y adulto. En lo que respecta al ciclo reproductivo. La abeja reina será capaz de emitir un sonido en forma de zumbido, además de impregnar el ambiente con un olor cargado de feromonas que llama a los zánganos para formar su vuelo nupcial y su próxima fecundación. En este vuelo, todas las abejas participantes van a buscar acercarse a la abeja reina peculiar vuelo de las abejas tiene como fin acercarse a la abeja reina fecundada. Recordemos que, los zánganos sólo están en una colmena para copular y fecundar a la abeja Reina para formar nuevas generaciones. Y asegurar la supervivencia con la formación de otras colmenas. La abeja reina será capaz de acumular en su interior  hasta 5 millones de espermatozoides de los zánganos. Todos ellos serán utilizados para la fecundación de los huevos a lo largo de toda su vida. La mayoría de los huevos fertilizados pasan a ser obreras. Mientras que los huevos no fertilizados nacerán siendo zánganos. Los huevos fecundados de los que nacerán abejas reinas son almacenados en unas celdas llamadas “Realera”. Las obreras introducen, aparte del huevo, jalea real y posteriormente la sellan.

Imágenes de abejas